6 may. 2015

FENÓMENO FAN





Hace unos años yo era como la chica de la primera foto… No estaba loca por Jared Leto pero sí por Mark Vanderloo. Era la época en que el súper modelo salía con la súper modelo de moda, la Cañadas, la guapa española con cara agatunada, eran los guapos oficiales que acaparaban todos los flashes, aunque los míos todavía no. Yo aún estaba en el cole así que lo único que acaparaba Mark Valderloo en mí era mi carpeta forrada con sus fotos y mis paredes con sus pósters. Debo decir por eso que mi colonia de cabecera casualmente es la que ellos anunciaban (eso sí única y exclusivamente por casualidad y porque huele que enamora). 


Por suerte (y a veces por desgracia) en mi trabajo me cruzo con centenares de gente conocida, famosilla, famosa, o archifamosa. Por eso, el que me cruce con Messi, con el Rey o con el Papa tampoco hace que la misma tarde llame a mis amigos para contarles que acabo de tener anti mí a Scarlett Johansson o Shakira… al fin y al cabo son gente como tú y como yo. Pero con Mark… con Mark es diferente. 


Ocurrió en el último certamen del 080 Barcelona Fashion, yo debía cubrir el front row (o primera fila) del desfile de Mango, que era la súper firma de la edición. Así que me dispuse a cotillear quienes eran los invitados (más que nada para saber un poco de antemano a quien tenía que fotografiar). En todos los front row se ponen unos cartelitos en los asientos para que los asistentes VIP sepan dónde colocarse por temas de protocolo (no vaya a ser que Belén Esteban se siente junto a Elena Rakosnik). ¡Cuál fue mi sorpresa, mi GRAN grata sorpresa cuando vi el cartel de Mark Vanderloo (y acompañante) en uno de los asientos! Lo primero que pensé fue “¿Ah, pero éste no está jubilado?”. Contando que el tío tiene ya 47 primaveras y que a los 30 ya los destierran… ¡Pues no! ¡No está jubilado y por lo que he leído encima aún continúan trabajando como modelo (ole por ellos que después de los 30 todavía pueden trabajar de eso)! El caso es que fue de las pocas veces en mi vida, y sé que parece muy superficial y absurdo porque no hablamos de ningún premio nobel ni nadie que haya hecho una gran hazaña, pero que por primera vez tenía una GRAN expectación y nerviosismo. 

Pero imaginaos, el tío al que llevabas en tu carpeta enganchado con celo iba a estar ahí delante de ti, tan normal, como si nada, y seguramente le dirías “Mark, please can I take you a photo?” y él te sonreiría como buen profesional y le darías al click y encima posaría una vez más. Y entonces llegó, y la primera sensación fue: “Pues está un poco cascao…” los años pesan, es cierto. Pero el hecho de tener a alguien que te había molado (entre comillas) cuando eras una teenager de 15 años, a alguien que veías tan lejano e inalcanzable ahora enfrente tuyo… no tenía precio, fue una sensación extraña, de subidón y tierna a la vez. 


Estoy segura de que si hoy día me topase con alguien al que admiro o al que encuentro híper atractivo pero habiéndose creado ese sentimiento ya en la madurez, no tendría esa misma sensación, porque de algún modo u otro como decía antes vería que al fin y al cabo es como tú y como yo… pero el ver a alguien que en el pasado tenía idolatrado… es como si ese áurea no acabase de desaparecer nunca aunque tú hayas crecido y pienses hoy día que “son personas normales”.

La foto de Mark (para los amigos) es de la fiesta posterior al desfile. Me topé con él y no pude reprimirme el pedirle otra vez que posara para mí. Minutos después un compañero intentó convencerme para que lo buscase otra vez y me hiciese una foto junto a él (por lo de los viejos tiempos) pero eso es ya otra historia.